domingo, 10 de junio de 2007

África


Paso a dar cumplimento a meme del que me ha hecho partícipe Maléfica y que consiste en: transcribir la página 179 del libro que estés leyendo en este momento.
No voy cumplir estrictamente el encargo, ya que la página en cuestión era muy breve y, además, prefiero un párrafo más amable y ligerito que, aunque es casi excepción en el libro, creo ayudará a romper el tono grave que estaba cogiendo el blog últimamente. El que quiera conocer la realidad africana en profundidad y lejos de tópicos le recomiendo que lo lea y lo descubra por el mismo. No va a quedar defraudado con este gran libro, que como este continente, es hermoso y muy doloroso.

Les dejo con este extracto de “Ébano” de Ryszard Kapuscinski

“El cómo morían los elefantes era un secreto que los africanos habían guardado frente a los blancos durante mucho tiempo. El elefante es un animal sagrado y también lo es su muerte. Y todo lo sagrado está protegido por el más impenetrable de los misterios. La admiración más grande siempre la había despertado el hecho de que el elefante no tenía enemigos en el mundo animal. Nadie era capaz de vencerlo. Sólo podía morir (tiempo ha) de muerte natural. Ésta solía producirse al ponerse el sol, cuando los elefantes acudían a sus abrevaderos. Se detenían en la orilla de un lago o de un río, alargaban las trompas, las sumergían en el agua y bebían. Pero llegaba el momento en que un elefante viejo y cansado ya no podía levantar la trompa y para saciar la sed tenía que adentrarse en el lago cada vez más. Y también cada vez más, sus patas se hundían en el légamo. El lago lo succionaba, lo atraía a sus insondables profundidades. Él, durante un tiempo, se defendía agitándose, intentando liberar las patas de la tenaza del légamo para poder regresar a la orilla, pero su propia masa resultaba demasiado grande y la fuerza del fondo era tan paralizante que el animal, finalmente, perdía el equilibrio, se caía y desaparecía bajo las aguas para siempre.

- Y es ahí –concluyó el doctor Patel-, en el fondo de nuestro lagos, donde se encuentran los eternos cementerios de los elefantes”.

12 comentarios:

Coblenza dijo...

Te habías quedado congelado, que alegría me ha dado verte publicar nuevamente.
El libro apunta interesante.
Yo estoy con Kundera.
Eres un campeón.
Besos.

;)

glauka dijo...

Me alegro de leerte de nuevo.
Africa tiene una magia superlativa, insondable, casi como esos lagos ...

Marc dijo...

Cobenza! Qué guay tía:)

Pues sí, es un libro muy bueno, pero no lo leas en momentos de bajón.
Yo de Kundera no he leído nada, a ver si este verano me animo.

Un beso.

Glauka, África como dices es otro mundo. Su naturaleza es espectacular, y sus gentes no lo son menos, pero desgraciadamente viven en una miseria cruel.
El libro de este Premio Cervantes es excelente; mejor que cualquier clase de geografía. Con el vas a entender a la perfección África.

Un beso

Antígona dijo...

Un poco triste este fragmento, ¿no?, pero me ha parecido también lleno de sentido. No se puede ser invencible sin que uno mismo acabe siendo su peor enemigo.

Creo que buscaré el libro, no conozco nada de este autor. Gracias por dármelo a conocer.

Un beso

Marc dijo...

En el comentario a Glauka he dicho que que el autor obtuvo el premio Cervantes, cuando en realidad es el Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Disculpad el error.

Marc dijo...

Antígona, es un libro estupendo, te va a encantar. Es un excelente "maestro de periodistas" y su mirada lúcida no deja tema ni situación sin descubrir.

Somos unos privilegiados, nuestros problemas son de poca monta al lado de como vive la mayoría de la Humanidad.

Otro beso.

Irene dijo...

Hola marc,
Un cementerio de elefantes :O!
En cuanto a Kundera, sólo he leído "La insoportable levedad del ser" y...no me gustó. Pero en general a la gente le gusta ese libro.
Besitos

e-catarsis dijo...

¡Mierda!...perdón, pues nada que te he incluido e otro meme...caray lo siento..
Besos compunjidos

Marc dijo...

Irene, a mi también me sorprendió; ya ves, lo de Tarzán parece que no era muy real.

Yo he visto a película y no me pareció mal del todo. Veremos que pasa con la lectura.

Un beso

e-catarsis, no te preocupes, que últimamente ando flojo de ideas y así puedo salir al paso;) Aunque el temita es un poco jodío

Un beso jovial

e-catarsis dijo...

Graaacias, además que tengo yo el momento cotilla juas juas...a ver que enseñas... :O
Besos
;-)

MALEFICABOVARI dijo...

Joder, que fuerte, lo de los lagos.... yo tengo tanta sed, y noto cómo mis piernas van quedando aprisionadas y el cuerpo se me va hundiendo... pero... luego uno empieza a sacudirse la desidia,y sale, y se dice, mañana, no seré tan ansioso, mañana, si veo que me hundo, pues no le pediré tanto a la vida. Y se baja el listón, y se evitan catástrofes internas letales.
Me ha encantado, y la fábula encierra una verdad gigantesca: a ver quien se atreve con los mas grandes... luego de viejos suelen acabar solos, y con muertes así de tristes...
Un beso fuerte, mubien, compañero¡

Marc dijo...

e-catarsis, espero tener algo bonito, pero no te hagas muchas ilusiones;)

Besos

Male, joer, eres la leche, creo que has ido más allá que el propio autor.

Un beso